Cristo Redentor reabrió de verdeamarelho

Después de cuatro meses de trabajos de remodelación y casi cinco millones de dólares de inversión, la estatua que corona el cerro del Corcovado fue reinaugurada e iluminada con los colores de la selección de Brasil.

El Cristo de 30 metros de altura, que data de 1931, estuvo cubierto de andamios desde el pasado febrero para someterlo a una limpieza, la reparación de pequeñas grietas, la sustitución de algunas piezas de piedra de talco y mejoras en el sistema de drenaje.

A pesar de que no fue cerrada con motivo de las obras, la estatua, elegida en una votación popular como una de las siete nuevas maravillas del mundo, fue reinaugurada oficialmente en una misa oficiada por el arzobispo de Río, Orani Tempesta.

El acceso a la cumbre del cerro del Corcovado se cerró unas semanas en abril con motivo del fuerte temporal que causó numerosos deslizamientos de tierra en la región. Por ese motivo permanecerá cerrado hasta septiembre el centenario tren que remonta el cerro y que suele ser el medio preferido por los visitantes para acceder al Cristo.

En estos días, se retiraron las últimas estructuras utilizadas en las obras, que estaban apiladas junto a la base de la estatua, y se concluyó la mejora de las escaleras mecánicas y la instalación de nuevas cámaras de seguridad.

Con motivo de la inauguración, el Cristo recibió una nueva iluminación, alternando la habitual luz amarillenta con otra verde, en un gesto de apoyo a la selección brasileña de fútbol, que participa en el Mundial de Sudáfrica. Las luces alumbrarán la estatua religiosa y las próximas seis noches, justo hasta el día que Brasil jugaría las semifinales en Sudáfrica en caso de que supere a Holanda en los cuartos de final.

Desde el privilegiado mirador que supone el cerro del Corcovado, de 710 metros de altura, se puede divisar el legendario estadio Maracaná, que durante el Mundial también está iluminado con los colores de la camiseta de la selección brasileña.

Via | IB