El significado del color de tu orina en un test

 

orina

 

 

Múltiples enfermedades infecciosas pueden ser descubierta a través de la orina con solo un test de orina, solo los bionalistas logran estudiar la composición química de acuerdo a la reacción urinaria que pueda tener cada persona. El color no es determinante para el análisis, salvo los colores oscuros que indican la presencia de una posible hemorragia y pone a los médicos sobre alerta.

Sin necesidad de menos valer el trabajo bioquímico que se realizan en los laboratorios, Según algunas muestras de orina recogidos durante una semana en el hospital general de Tacoma, en Washington (EEUU) , pueden apreciarse algunos de los indicios que se pueden obtener por el tono de un test de orina:

Rojo

La causa más común de esta tonalidad es la sangre y es una señal de que existe un problema de salud serio, desde piedras en el riñón a problemas con la vesícula. Pero ojo, comer mucha remolacha puede darle un tono rosado a tu orina.
Marrón oscuro

Es una señal preocupante, a menudo producida por exceso de bilirrubina procedente del hígado.

Naranja

En la muestra fotografiada por Werst el color naranja es producido por un medicamento contra el dolor llamado Pyridium que se administra a pacientes con infecciones urinarias. Los antibióticos, o comer muchas zanahorias, pueden causar también esta tonalidad.

Amarillo

Suele ser el resultado de una deshidratación severa. Sin agua suficiente, aumenta la concentración de urobilina y aparece este color. Por el contrario, cuando el paciente está excesivamente hidratado, la orina pierde el color y parece agua.

Verde

En ocasiones este color indica la presencia de una infección.

Azul

Es el color más raro de todos y suele proceder de las sustancias químicas ingeridas por el paciente a través de un medicamento. En la fotografía, es el resultado de la ingestión de azul de metileno para tratar una intoxicación por monóxido de carbono. El propofol o la Viagra también dan esta coloración.

Violeta

En la imagen, el color morado procede de un paciente con fallo renal. El daño de los riñones provoca que la sangre no filtre bien y da este color a la orina. Algunas alteraciones genéticas pueden producir este efecto.